Por primera vez, los últimos ediles de Festejos de Miguel Esteban hasta la fecha valoraron conjuntamente su gestión del concurso regional, sin obviar lo exigente de esta encomienda.

En el marco de los actos conmemorativos de su 50º Aniversario, la Elección de la Reina de La Mancha pretende poner en relieve la complejidad que un acto de semejantes proporciones conlleva, así como las satisfacciones que comporta una vez cosechado el favor generalizado de concursantes, autoridades y público en general. Esta dualidad se personifica en los titulares de la Concejalía de Festejos del Excmo. Ayuntamiento de Miguel Esteban, pues en su figura recae la supervisión general del concurso.

Con el propósito de conocer más de cerca este cometido se ha congregado, en primicia, a los últimos responsables del Área de Festejos del consistorio: Pedro Casas Jiménez (mandato 1995-2003), Joaquín Patiño Tébar (2003-2007), Mª Paz Patiño Torres (2007-2015); y quien desempeña el puesto hoy en día, Mª Nieves Patiño Felipe (desde 2015).

La entrevista-coloquio, realizada y organizada por Miguel Ochoa Ramírez —componente del equipo de Organización del certamen— se llevó a cabo en un singular baluarte de la cultura manchega: el Museo Etnográfico “Casa del Tío Félix”.

Un orgullo; un estilo que evoluciona

         Pedro Casas y Joaquín Patiño apuntaron a un cambio patente y progresivo en el apartado estético del acto. Si bien sopesaron su propio estilo durante su etapa como “más austero”, a partir del aterrizaje de Mª Paz Patiño se viró hacia una escenografía más colorida y dinámica, una estela que ha continuado su sucesora.

         Uno de los ingredientes de éxito del evento sería la hospitalidad migueleta, a juicio de Joaquín Patiño pues, según le hacían saber reinas y su entorno, los vecinos del municipio les hacían sentirse “muy orgullosos” de haber sido partícipes de esta fiesta. Un orgullo que, a su vez, se refleja en los vecinos del municipio toledano. Algo que sus compañeros también han suscrito en multitud de ocasiones mientras se hallaban en activo.

         Claro fue el afán de Mª Paz Patiño a la hora de imprimir frescura al certamen. Aparte de la modernización del escenario —cuya trasfiguración entre ediciones fue cada vez más palpable—, variados números durante los intermedios de la gala, con evidente trasfondo cultural y atisbos más contemporáneos en sus últimos años, son una de sus principales aportaciones.

         La actual edil trajo a colación lo mucho que encandiló la gala especial del 50º Aniversario de la Reina y Damas de Miguel Esteban en 2017, un “maravilloso” acontecimiento, según recordaba. La preparación del acto resulta, en palabras de Mª Nieves Patiño, “una enorme satisfacción”, sin olvidar el profundo esfuerzo que hay detrás por no perder de vista detalle alguno, con el fin de que todo salga adelante correctamente y, con suerte, igualar el éxito cosechado en la efeméride del año previo.

Otra mirada

         En una segunda ronda, todos realizaron un repaso marcadamente positivo de sus etapas, sin obviar los momentos más duros, aquellos que quedan entre bambalinas. Tradicionalmente, factores como las inclemencias del tiempo han sido común denominador dentro de las preocupaciones conforme se aproxima el día de la ceremonia. Anécdotas tan sonadas como la interrupción del pregón de Tico Medina (en la etapa de Pedro Casas) o la amenaza que casi impidió la celebración de la gala de la 40ª edición (durante el mandato de Mª Paz Patiño) salieron a relucir hacia el final de la entrevista. La visita a La Mancha por parte de personalidades célebres —como Mª José Suárez en 2006— suscitaron una grata impresión que superaba las expectativas con las que venían. No faltó el agradecimiento hacia los colectivos que engrandecen el Certamen Reina de La Mancha.

         Se confirma así, progresivamente, otra perspectiva; el entender Miguel Esteban desde otra mirada: la de su indiscutible capacidad para acoger, para ser un válido escaparate cultural en continuo crecimiento.

Vídeo: https://youtu.be/nGVntkOLync

Más en Cultura