El Pabellón Municipal acogió la jornada preparatoria de las selecciones nacionales femenina y masculina para el campeonato que se celebrará en Eslovaquia
    
Miguel Esteban se convirtió en escenario  de la fase preparatoria de las selecciones nacionales de kin-ball, un deporte alternativo poco conocido en nuestra sociedad que consiste en evitar que una gran pelota toque el suelo.

Los mejores jugadores de España de la categoría masculina y femenina ofrecieron una exhibición deportiva en el Pabellón Municipal mientras entrenaban para el Campeonato de Europa, que se celebrará del 22 al 25 de agosto en Eslovaquia.

El concejal de Deportes, Juan José Rescalvo, indicaba que “Miguel Esteban siempre está abierto a acoger eventos deportivos de cualquier índole porque uno de los objetivos del Ayuntamiento es fomentar la práctica deportiva incluyendo novedosas alternativas que puedan atraer a las personas que son más reacias a practicar deporte”.

Rescalvo aseguraba que “siempre existe algún deporte que encaje con tus gustos y preferencias y esta exhibición de kin-ball ha contribuido a dar a conocer un deporte alternativo que puede practicarse desde edades tempranas puesto que trabaja la cooperación entre compañeros y es muy integrador”.

El concejal de Deportes animaba a los migueletes a conocer este deporte “entretenido, fácil, curioso y muy divertido, que es perfecto para practicar en el colegio o en entornos juveniles”.      

Entre los jugadores desplazados a Miguel Esteban se encontraban personas de Madrid, Andalucía y Castilla-La Mancha, además del cuerpo técnico integrado por Francisco Delgado, Guillermo Contreras y Pablo Mora. Asimismo, asistió a esta fase preparatoria la presidenta de la Asociación Española de Kin-Ball Sport, Sara Temprano.

El kin-ball es un deporte que se juega por equipos y que fue creado por un profesor de educación física con la intención de eliminar los individualismos en el deporte y fomentar el trabajo en equipo mediante la interacción positiva y la cooperación.  En un partido de kin-ball participan 3 equipos mixtos de un mínimo de 4 jugadores cada uno. El partido se juega en un campo cuadrado y la pelota tiene 1,22 metros de diámetro y 1 kilo de peso.

El juego se basa en una estrategia de saque y recepción que va involucrando a los tres equipos. El objetivo del equipo atacante es lanzar el balón intentando dificultar al máximo la recepción para conseguir que el balón toque el suelo. Por su parte, el equipo receptor tiene que evitarlo y organizar rápidamente su saque.  

Más en Deportes