Qué es y localización

Declarada Refugio de Caza, la Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ está situada a dos kilómetros del casco urbano de Miguel Esteban, en la carretera dirección a El Toboso.  

Es un espacio natural constituido por varias lagunas de origen endorreico que ocupan 60 hectáreas. Su principal aporte hídrico son las aguas residuales del municipio, depuradas por un sistema denominado ‘lagunaje’.

Sin duda, una joya de la naturaleza de indiscutible importancia paisajística, medioambiental y ecológica, reconocida internacionalmente.


Importancia ecológica

La Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ constituye una auténtica maravilla ecológica, un oasis en medio de la llanura, un enclave de enorme valor medioambiental que permite descubrir y admirar la belleza de la naturaleza.

Su riqueza de flora y fauna, así como el trabajo de recuperación que el Ayuntamiento llevó a cabo en este humedal manchego, le hizo merecedor del Premio Nacional de Medio Ambiente en 1997.

Sus aguas no sulfurosas con cloruros, grasas y sustancias disueltas, las hace especialmente atractivas para aves acuáticas y vegetación palustre y halófila. Son lugar de paso migratorio de aves y un hábitat importante para ellas.

Además de aves, en la reserva podemos encontrar una gran variedad de animales: insectos como los caballitos del diablo y las libélulas, culebras de agua, ranas, sapos, liebres, perdices, zorros y comadrejas.  

Sin duda, una propuesta atractiva no sólo para expertos ornitólogos, sino también para disfrutar en familia y transmitir a los más pequeños la importancia de conservar el medio ambiente.

 

Paraíso ornitológico

La Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ es un auténtico paraíso ornitológico. Más de 140 especies diferentes han sido censadas en este lagunar que constituye un hábitat natural para las aves acuáticas.

Entre ellas, destaca especialmente la Malvasía Cabeciblanca, una especie en peligro de extinción. Se trata de un pato muy particular con el cuello corto, cabeza grande, pico abultado en la base y cola larga frecuentemente apuntada. El macho en plumaje nupcial tiene la cabeza blanca, salvo un pequeño capirote negro y el pico azul brillante. Las hembras y los jóvenes son de color pardo, con marcas muy variables en la cabeza. Es un pato muy buceador que vuela rara vez.  

Otras especies que pueden observarse en la Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ son la Cigüeñuela Común, el Ánade Azulón, las Aguas Colinegras, el Archibebe Común, el Porrón Europeo, el Chorlitejo Patinegro, el Tarro Blanco, el Andarríos Chico, el Ganga Ibérico, la Focha Común o el Cuchara Europeo.

Según la estación en la que nos encontremos, veremos unas aves u otras. En invierno, podemos encontrar un mayor número de patos colorados, mientras que en primavera, abundan los zampullines cuellinegros. Otras especies, como la focha común, están presentes durante todo el año.  

Junto a todo ello, también pueden contemplarse flamencos, ruiseñores bastardos e incluso algunos ejemplares de aves rapaces.

 

Flora

La Reserva Ornitológica de Los Charcones presenta unas condiciones diferentes a las lagunas naturales de los alrededores ya que el aporte continuo de aguas residuales, a través de la depuradora, evita que se sequen en verano.

Las especies vegetales más abundantes son el taray (arbusto típico de los humedales manchegos) y el carrizo (que es la planta más abundante), aunque también pueden verse algunos ejemplares de enea espadaña y de juncos. También hay algas y plantas subacuáticas.

En los prados cercanos que se inundan temporalmente podemos ver plantas como la castañuela, cuyas suculentas raíces sirven de alimento para diferentes aves, además de especies vegetales propias de suelos con sales como la salicornia y otras como las salsolas que van rodando por los campos cercanos llevadas por el viento una vez que se han secado.

Aparte de la vegetación propia de las lagunas, podemos disfrutar con la imagen del mar de vides, cultivo predominante en el paisaje manchego, que también está presente en los alrededores de la reserva.    

 

Aula de la Naturaleza

Enclavada junto a la Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’, al inicio de la ruta, se encuentra el Aula de la Naturaleza, una especie de cabaña de madera que permite una primera toma de contacto con lo que después podremos ver recorriendo las lagunas.

El Aula de la Naturaleza incluye una exposición sobre la importancia de ‘Los Charcones’, su valor ecológico y su riqueza de flora y fauna. A través de diferentes paneles, podemos conocer cómo se formaron estas lagunas y qué especies de plantas y animales predominan en este paraje así como sus características. Estos conocimientos, nos ayudarán a identificar los ejemplares que encontremos en las lagunas.  

En este espacio, también se desarrollan diferentes talleres medioambientales como elaboración de sales aromáticas o de pins naturales, decoración de piñas naturales y decoración de aves.  

La cabaña también cuenta con una pequeña sala comedor para realizar reuniones, charlas o encuentros, además de aseos.  


Ruta

La Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ es un lugar para disfrutar con todos los sentidos y sin prisas; un lugar que rezuma tranquilidad y donde podemos deleitarnos con multitud de detalles y sensaciones.

Los sonidos de las aves, los diferentes matices aromáticos que desprende la vegetación y la paleta de colores que conforman cada rincón de este paraje, nos envuelven en un irresistible paraíso natural que pone a prueba todos nuestros sentidos.  

Para disfrutar de todo ello, te proponemos una ruta con multitud de posibilidades, que podrás personalizar en función de tus preferencias.

Para llegar a ‘Los Charcones’ puedes ir en coche o en bicicleta, pues existe un carril bici. Tras dos kilómetros desde el casco urbano en dirección a El Toboso, aparece señalizado el acceso a la Reserva. Nada más entrar, encontrarás una gran explanada donde podrás aparcar el vehículo si optas por hacer la ruta a pie y disfrutar plenamente del paisaje.

Justo delante del aparcamiento, se encuentra el Aula de la Naturaleza. Si conciertas previamente la visita, podrás acceder a su interior y recorrer la exposición sobre las lagunas, el valor ecológico de la reserva y las diferentes especies que se encuentran en ellas. Conocida la parte teórica, es momento de pasar a la práctica.

El recorrido por la senda ecológica te permitirá admirar multitud de ejemplares. Lugares privilegiados de observación son los parapetos y observatorios distribuidos por todo el perímetro de la reserva, aunque también podrás aprovechar otros rincones para contemplar la belleza que se esconde en este enclave. En la zona inundable que existe detrás de las lagunas es habitual ver decenas de flamencos que conforman un bello espectáculo para la vista.

Tras recorrer la senda ecológica, la visita puede finalizar con unos divertidos talleres medioambientales en el Aula de la Naturaleza, donde podremos elaborar sales aromáticas, pins naturales y otros objetos que serán un bonito recuerdo de nuestra visita a Miguel Esteban.

A la salida de la cabaña, encontramos un interesante parque repleto de árboles que dispone de una zona de juegos para los más pequeños y un circuito biosaludable para los mayores, lo que permitirá seguir disfrutando de la naturaleza mientras se hace ejercicio.

Pero el recorrido no finaliza aquí. Justo enfrente de la Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ emerge una atalaya que constituye un mirador natural privilegiado desde el que se pueden contemplar y admirar las impresionantes vistas del paisaje de la llanura manchega. En este pequeño cerro también se encuentra enclavada la Ermita de San Isidro, varios molinos de viento y una especie de venta manchega preparada para acoger cursos y actividades relacionadas con la naturaleza.

Recomendaciones

La reserva cuenta con varios parapetos y observatorios alrededor de la laguna que permiten el sigilo necesario para la observación de las aves.

La fecha más recomendada para visitar este enclave son los meses de primavera y otoño, ya que es la época en la que las lagunas se encuentran en su mayor esplendor y el momento óptimo para poder disfrutar de la flora y fauna.

Aunque se puede acceder en coche, lo más aconsejable es realizar la ruta a pie, provistos de calzado cómodo y de prismáticos, puesto que nos ayudarán a identificar las aves.
 
Es importante ser respetuosos con el medio ambiente, disfrutar del entorno sin causar ningún daño a la vegetación y a la fauna. Es conveniente no gritar ni acercarse mucho a la valla, pues sólo conseguiremos espantar a los animales y dificultar su observación.
 
La ropa dependerá de la época del año, pero como norma general, conviene que sea ligera, cómoda y resistente al agua, especialmente el calzado. Los animales se asustan de los colores chillones, nuestra ropa debe ser de tonos discretos.

Reservar visita

La visita a la Reserva Ornitológica ‘Los Charcones’ es gratuita y libre. No obstante, en el caso de grupos, colegios y asociaciones, se podrá solicitar al Ayuntamiento una visita mucho más completa incluyendo talleres medioambientales en el Aula de la Naturaleza.

En este caso, es necesario ponerse en contacto con el Ayuntamiento a través del  teléfono 925.56.07.81 (de lunes a viernes, en horario de 8,00 a 15,00 horas) o enviando un correo electrónico a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más en Naturaleza